Saltar al contenido

Vasos de vidrio

Click aquí para ver más vasos

Vasos de cristal

Hay una variedad de tipos de vasos de vidrio y no todos se usan para lo mismo.
Si los organizamos por capacidad:

Los más pequeños serían los vasos de chupito. Por lo general se usan para tomar pequeñas cantidades de alguna bebida alcohólica, aunque también te podrías tomar un chupito de zumo de frutas, o de kombucha, ¿por qué no?
Tenemos los vasos en los que solemos beber agua, zumos o refrescos. Son algo más grandes de modo que no tendrás que rellenarlo tan a menudo.
El vaso de tubo tiene aproximadamente la misma capacidad que los anteriores, pero su forma es más alargado. Éstos son los que se usan para los combinados: un poco de hielo, una parte de alcohol y algún refresco hasta rellenar el vaso.
Los más grandes son los que llamamos jarras. Es muy habitual verlas en los bares, donde las usan para servir la cerveza.

Además, merece una mención aparte el tema del diseño. A lo mejor te gustan los vasos lisos, rectos y transparentes… O puede que te gusten con formas, relieves o de colores.

Sea como sea, tenemos una cosa en común: ¡queremos que nuestros vasos sean de vidrio!

Por qué comprar vasos de vidrio

Los vasos de plástico acaban perdiendo el brillo o incluso adquieren olores que no se van por mucho que los laves, pero nada de esto te pasará con un vaso de cristal.

Los vasos de vidrio puedes usarlos con bebidas frías o calientes, meterlos al microondas o al frigorífico. Una vez los hayas usado, un lavado con agua y jabón, a mano o en el lavavajillas y los tendrás listos para volverlos a usar.

Además, si se rompen puedes depositar los trozos de vidrio en el contenedor verde para reciclarlos y ¡darle otra vida a ese vidrio al que le sacaste tanto jugo!

Quizás te intersa: